26 dezembro 2011

LA MENSTRUACIÓN FRUGíVOROS


MENSTRUACIÓN

"LA REGLA".

Para la clase médica alópata y las personas en general se concibe la menstruación como algo “normal” : un fluido de sangre de varios días de duración, acompañado de dolores y molestias diversas en frecuentes ocasiones, para los cuales los médicos alópatas recetan analgésicos y compuestos hormonales. Desde el punto de vista medico higienista, se debe contemplar como un mecanismo extraordinario de eliminación de la toxemia corporal. Todas las mujeres de la civilización, y a causa de la nutrición antinatural, alejada del instinto ancestral no tergiversado del ser humano, industrialización de los comestibles muertos y refinamiento de los alimentos, poseen un alto valor de toxemia interna (también llamada “mucosidad”) El organismo hace uso de la vía genital para producir una hemorragia periódica que arrastra dicha Toxemia.
Recordar que ello es similar a cuando el cuerpo recurre a una epistaxis (hemorragia nasal), un eczema, una supuración…para reducir el “lastre” toxico. O cuando en culturas “salvajes” se hacia uso de cortes en la superficie corporal a personas en estado grave en un último intento “extra” de reducir drásticamente la toxemia y así salvarles la vida. Solo que ahora el propio cuerpo humano el que hace uso de una medida extraordinaria en el momento que la toxemia alcanza un umbral de estimulación que hace actuar al “sabio medico interno” que todos poseemos.

¡¡ î debe resultar muy molesto o nocivo para el cuerpo tal índice de intoxicación cuando recurre a una hemorragia, una pérdida de sangre, cuando tal hecho no se dá en la naturaleza, en ninguna especie animal que viva en estado natural !

Nos impresiona ver a alguien con hemorragia nasal, sangrado por las heces o por la orina, y se acude rápidamente al médico. Pero no se le dá importancia e incluso se considera “normal” una hemorragia vaginal de varios días, todos los meses, desde los 10-12 años de vida de una mujer, además de las molestia acompañantes (que a veces llegan a ser incapacitantes para desarrollar una vida normal). Para la naturaleza una hemorragia no es algo “normal”, ¡es una emergencia! Por tanto, el cuerpo, guiado por la “inteligencia biológica interna” pone en marcha el “poder de auto curación” que la naturaleza ha otorgado a todas las especies, ¡incluida la humana! (“la vix naturae medicatrix” que llamaban los viejos maestros), y designa la vía genital para depurarse y reducir el estado de enervación (perdida de la energía vital) que tanto afecta en el presente a nuestra especie. Es precisamente ese “poder propio de la auto curación” la clave para entender el concepto higienista de la salud.
¡ ¿es menester una ayuda sintética?! (analgésicos, hormonas…) ¿Por qué esta “vía” y no cualquiera de las vías ordinarias (piel, pulmones, riñones, aparato digestivo) intensificando su uso?.

 Las mujeres en los días previos a la regla deberían observar las reglas higiénicas de combinación de alimentos. Se lograrán atenuar los efectos secundarios sí, no se hacen mezclas de almidones / proteínas y almidones /azucares. Existen casos de mujeres con una alimentación Frugívora î verduras crudas (hortalizas) que dejaron de regirse por la “regla”.

Los alimentos con flavonoides (estrogénicos) presentes en la membrana interna de los cítricos ayudan a corregir las reglas abundantes.
  
La vitamina C ayuda a complementar la función de los flavonoides. Almendras, anacardos, maíz, avena y manzanas, son también recomendados. También son importantes los alimentos ricos en caroteno, como los Duraznos Albaricoques.

  ¡¡ Molestias periódicas más cortas ¡!. Las mujeres que siguen una dieta Frugívora completa o con un alto porcentaje de Verduras crudas manifiestan que los problemas menstruales como el abotargamiento, la tensión premenstrual y la fatiga mejoran, en gran medida a los dos o tres meses. Para algunas la mejoría es tan rápida que no se dan cuenta de que les llega el periodo.

 Las menstruaciones abundantes se hacen más ligeras (una regla que suele durar seis o siete días puede reducirse a uno o dos). En algunas mujeres, en especial las que no comen carne animal, huevos ni lácteos o grandes cantidades de leguminosas y frutos secos, los periodos menstruales, incluso, desaparecen. ¿Qué significa eso?. Los investigadores que trabajan con primates han observado que las monas del viejo mundo no tienen menstruación, pero que sus parientes más evolucionadas, las hembras del babuino, si la tienen; no obstante, cuando se alimentan de una dieta vegetariana exclusivamente, las hembras del babuino dejan de sangrar ¿significa eso que el homo sapiens, el primate más avanzado de todos, la menstruación es una de las consecuencias de alimentarse de forma omnívora en vez de la vegetariana? Es una cuestión inquietante. ¿Qué y como deben comer las mujeres cuando no tienen más función menstrual? Es otro de los problemas dietéticos mas ignorados aun. Cada día sabemos más y mejor que la matriz no solo tiene la única misión de dar cumplido a la maternidad. Es también un gran emuntorio por el cual se liberta toda mujer normal cada mes, de gran parte de impurezas de la sangre (toxinas). Los disgustos, las intoxicaciones, los morboseamientos, las deficiencias, de excreción catabólica se eliminan en su mayoría por esa vía genética. Por eso la mujer no tiene erupciones cutáneas, como generalmente le sucede al hombre. Pero cuando llega la menopausia y esa función catamenial cesa, entonces la vida de la mujer que cambia en muchos aspectos, se modifica muchísimo, en cuanto al aspecto de sanidad interna, ya que esa gran vía o emuntorio de eliminación deja de funcionar y en adelante el organismo se morbosea más, se intoxica la sangre y comienzan todas las desdichas patológicas serias en la mujer. La hipertensión arterial o la hipotensión; los frecuentes temores o los temidos canceres, suelen hacer su presencia después de la menopausia.

 Legado, aconseja que la mujer debe moderar su alimentación en cantidad, î sobre todo, en calidad. Las albúminas deben ser reducidas al mínimo, las bebidas alcohólicas a cero y lo mismo toda clase de irritantes como café, té, cacao, chocolates, picantes, etc., y sobre todo, las carnes de animales en general deben ser desterradas de la mesa( res, aves, pescados, etc.,huevos y lácteos). Las leguminosas secas, estas dichosas balas proteicas, las usará como por antojo pocas veces al año. Por el contrario, es prudente aumentar seriamente
la ración de ensaladas, hortalizas y frutas para basificar, alcalinizar, oxidar y así depurar más y mejor la sangre. De este modo, los famosos y graves males posmenopáusicos, no hay que temerlos. Pero seguir comiendo lo mismo o más fuerte aún, como vemos a menudo, en las mujeres que ya no puedan renovar cada mes su sangre, es un verdadero desatino dietético que tantas y tantas mujeres pagaron y siguen pagando a buen precio de dolor y degeneración orgánica.

Extracto sacado del Libro: QUE Y COMO DEBEMOS COMER.


RECUPERACIÓN DE LA JUVENTUD EN LA MUJER
Las hormonas sexuales femeninas y la renovación femenina

Los científicos prestaron menos atención a la renovación femenina que a la masculina. La razón más probable es que la senilidad muestra mayores características en el hombre que en la mujer, quien por lo general asume un papel pasivo en las relaciones sexuales. Pero fisiológicamente considerado, tanto derecho tiene la mujer a la renovación, como el hombre.

Está comprobado que el organismo femenino envejece por debilitamiento y mal funcionamiento de los ovarios, los que en tal estado producen menos hormonas. Enriqueciendo la sangre de la mujer con hormonas sexuales femeninas, el organismo se renueva de la misma manera que el organismo del hombre.

El método ginecológicamente estandarizado de la renovación femenina consiste actualmente en la inyección de hormonas sexuales femeninas en forma de sintéticos, método éste que se emplea cuando hay deficiencia en el funcionamiento de los ovarios, como sucede en la menopausia que suele presentarse entre los 45 y 55 años; entonces las mujeres padecen: oleadas de calor, vértigos, palpitaciones, sonidos en los oídos, depresiones nerviosas, llantos inmotivados, ansiedad, somnolencia, prurito, dolor en las coyunturas y otros síntomas. De acuerdo con el profesor Steinach no se pueden diferenciar los síntomas la menopausia de los de una verdadera enferledad. Pero como los síntomas de la menopausia resultan de la falta de cumplimiento de las funciones de los ovarios y la consiguiente deficiencia de las hormonas sexuales femeninas, en la sangre, la inyección adecuada de la hormona femenina trata de evitar esta anomalía, lo mismo que dominar estos síntomas y llevar al organismo a una completa revitalización. Pero, ¿es necesaria la aplicación de esta hormona para la revitalización de la mujer? ¿Puede ella lograr los mismos resultados conservando el suministro de las hormonas sexuales de su propio organismo por métodos naturales?

El secreto de la regeneración femenina consiste en la regulación de la menstruación . El Doctor Frank, ginecólogo de Nueva York, muestra en su libro "Las hormonas sexuales femeninas", que durante cada menstruación la mujer pierde una cantidad considerable de esta hormona. La pérdida continua en más de veinte años lleva finalmente a una menor concentración de sangre y una menor producción de hormonas de parte de los ovarios, lo que se manifiesta en los síntomas de la menopausia, es el resultado final del debilitante efecto de
dos décadas de menstruación periódica y por lo tanto de la menor producción de hormonas de los ovarios. Si no hubiera menstruación no habría menopausia y teóricamente una mujer no envejecería porque evitaría la pérdida constante de hormonas sexuales y la sangre permanecería en su concentración normal.
Es la pérdida y la deficiencia de esta hormona lo que constituye los síntomas de la menopausia y la vejez. El secreto de la renovación femenina y la preservación de la juventud consiste en conservar esa preciosa hormona sexual, lo que se puede lograr por la regulación y reducción de las menstruaciones. No hay duda alguna respecto al hecho de que la menstruación de la mujer civilizada no es normal sino excesiva. Se ha demostrado que es posible por medio de dieta e higiene, reducir el flujo menstrual notablemente y conservar de esta manera la hormona femenina, al igual que los otros componentes importantes del fluido menstrual. Cuanto menos descargue menstrual tenga una mujer, menos hormonas sexuales femeninas pierde, y tanto más preserva ella su juventud y belleza.

Las investigaciones del Doctor Frank en las hormonas sexuales femenina demostraron que esta hormona no solamente está presente en el flujo menstrual, sino también en las membranas mucosas del útero. Esto indica que está presente en el descargue mucoso que acompaña la menstruación. Por esta causa se debilita el sistema nervioso y el cerebro, cuando la mujer padece de leucorrea. Estas
secreciones son ricas en lecitina, colesterina y fosfatos (igual al semen) y su pérdida provoca que estas substancias sean retiradas de la sangre y por último de los tejidos de los nervios, y del cerebro, quienes las necesitan para su nutrición.

De los hechos mencionados anteriormente está claro que para provocar la renovación femenina, es necesario reducir la pérdida periódica de esta hormona por la menstruación de los descargues mucosos. Si sufre leucorrea, la primera tarea de la mujer es curarse de ella; y según las investigaciones clínicas, esta dolencia tiene su origen en la constipación y autointoxicación, producida por la dieta de proteína. Esta enfermedad se puede curar con los mismos métodos que se mostraron efectivos para disminuir la menstruación. De esta manera se
conserva la preciosa hormona en lugar de malgastarla.

El Doctor Frank encontró que la cantidad de las hormonas sexuales femeninas en la sangre circulante de la mujer, varía en cada ciclo menstrual. Se presenta un aumento brusco entre el décimo y el decimoquinto día, contando desde el primer día de la menstruación, cuando se presenta la ovulación. La concentración más grande de hormonas ocurre el primer día de la menstruación, con el principio de
ésta disminuye bruscamente esta hormona en la circulación debido a su pérdida (mucosa y sangre): Se encuentra la hormona sexual femenina en la sangre menstrual en una concentración cuatro hasta seis veces mayor que en la sangre circulante. Esto resulta de una acumulación local de esta hormona en la mucosa del útero. Así queda claro que el flujo menstrual y las secreciones mucosas contienen una concentración de hormonas sexuales femeninas y como la renovación de la mujer depende de esta hormona, que se produce continuamente; lo principal y esencial en la renovación, es disminuir su pérdida en la menstruación.


REDUCCIÓN DE LA MENSTRUACIÓN POR MEDIO DE LA DIETA

 Como hemos visto, para defender la juventud hemos de defender ante todo la hormona sexual; ya que es un hecho comprobado que se pierde esta hormona por la menstruación, debe de llevarse a la conservación esta hormona, si se pretende una renovación y juventud.

Los estudios clínicos mostraron la inutilidad de las inyecciones de hormonas con este fin. La mayoría de las mujeres civilizadas tienen una pérdida de la menstruación tan larga, lo que no es lógico. 
La renovación femenina depende por lo tanto de la reducción de la menstruación por medio de la dieta.

Havellock Ellis en su "Estudio de la psicología del sexo", cita el caso de una mujer que sufrió de una menstruación profusa y dolorosa mientras tuvo dieta de carne animal y encontró que cuando la cambió por la dieta vegetariana, la prolongación de la menstruación desapareció prácticamente y se acabaron los dolores. Ellis, menciona a esta mujer diciendo: "Los alimentos también hacen una diferencia". Yo averigüé que tomando dos comidas de carne diariamente durante los 28 días la próxima menstruación arroja más sangre. En dos ocasiones yo me sometí a una dieta vegetariana con predominancia de verduras crudas y frutas, por tres semanas consecutivas y el flujo disminuyó, casi se acabó.

Havellock sostiene que la mayoría de las mujeres de elevada posición y capacidad intelectual, generalmente están libres de la menstruación, relativamente, porque según ocurre entre las mujeres comunes, el flujo menstrual les absorbe toda la energía que se debe invertir en el crecimiento del cerebro. Es un hecho comprobado que el cerebro femenino en cada edad de la infancia aventaja al masculino porque crece más rápidamente. Pero tan pronto como empieza la menstruación, en la pubertad, el cerebro de la muchacha sufre de un brusco retardamiento en su desarrollo, permitiendo al cerebro del hombre, que crece más lentamente, alcanzarlo y muchas veces superarlo. Lo mismo pasa respecto al crecimiento del cuerpo. En caso de que no hubiera menstruación, la mujer sería intelectualmente más capaz que el hombre. Si la mujer encontrara el medio de liberarse de esta pérdida periódica de su lecitina, iodina, etc., se elevaría rápidamente a una posición de ventaja sobre el hombre y cada una sería una Juana de Arco de quien se comprobó que no padeció jamás de menstruación.

Primeramente se despertó el interés del escritor al encontrar a una muchacha en un campo de veraneo naturista, que él conducía en aquel entonces. Esa joven era más estricta en su dieta que las otras, quienes comieron la dieta regularmente cocinada incluyendo, huevos, leche y queso; ella preparó sus propias comidas a base de frutas y verduras en forma de ensaladas y vivió exclusivamente de esta manera. Bien pronto se tornó distinta a las demás mujeres del campo; era extremadamente rosada y su vigor igual al de los hombres de su edad. Participó en todos los deportes masculinos, mientras que sus compañeras gastaron su tiempo en el pórtico platicando y tejiendo crochet. En contra de la costumbre popular de que es peligroso tomar baños generales fríos en tiempo de la menstruación, porque disminuye la hemorragia o acaba con ella; ella los usó y con gran beneficio.
Más tarde esta mujer fue administradora de una de las empresas más ricas, y una de las escritoras más sobresalientes en cuestiones de alimentación en los Estados Unidos.

Casi al mismo tiempo el escritor encontró a otra mujer joven, quien le refirió que durante un año había usado solamente frutas, y vegetales crudos, y que el flujo menstrual había desaparecido en todo ese tiempo, volviendo a aparecer cuando comió carne. Una amiga de ella empezó con la misma dieta y llegó a la misma conclusión, pero tuvo en cuenta la superstición popular de que la ausencia de la menstruación es perjudicial y acudió al médico alópata para producir el flujo con drogas; prácticamente tan dañina e irracional, que ocasiona enfermedades duraderas y a veces la muerte.

El Doctor Arnold Ehret alega que ambas, la menstruación y la leucorrea se deben a una intoxicación de la sangre, resultado de una dieta de carne animal y mucha proteína. Él observó que cuando la mujer tiene una dieta vegetariana de pocas proteínas, una dieta sin moco (amucosa), como él dice, desaparecen la menstruación y la leucorrea: "Si el cuerpo de la mujer es perfectamente limpio por medio de esta dieta, la menstruación desaparece”.

http://www.temadictos.com/4677044789-sistema-curativo-por-dieta-amucosa-prof-arnold-ehret

En las Sagradas Escrituras se le llama con la palabra significativa "purificación", la cual en verdad es limpieza. Sin ser ya más envenenada por el flujo menstrual de la sangre impura y de otras substancias extrañas, logrando así la condición ideal de una pureza interna capaz de la "Inmaculada Concepción".

Cuando es visto este Misterio bajo la luz de esta verdad, todo es muy sencillo y claro de entender.

“Cada una de mis pacientes reportaron que su menstruación estaba disminuyendo cada vez más, pasando por un período corto de dos, tres y hasta cuatro meses intermitentes y finalmente desapareció en su totalidad ".


Reduciendo la inflamación del útero y llevándolo a su condición normal por medio de una dieta vegetariana a base de frutas frescas y verduras crudas, es posible conseguir que la menstruación se presente a largos intervalos hasta que finalmente desaparezca.

Extracto sacado del libro: LA ENERGÍA CREADORA DEL DR. WALTER SIEGMEISTER.

LA NATURALEZA î LOS FRUGÍVOROS

î para los que les gusta ir más lejos, a continuación citaremos, las observaciones de eminentes Médicos de la Nutrición:

Dr. Amilkar de Souza dice:

"La practica es superior a toda teoría y nos muestra a millares de indígenas que viven en los bosques comiendo sólo frutas, y agrega:

"Al hacerse cocinero el hombre enfermó, cambió su integridad biológica, abrevio su existencia. El frugívoro tiene la ventaja de poder vivir sin necesidad de cocer, asar, freír ni fermentar. Esta conquista tiene gran alcance y viviendo de esta manera, la mujer se libertaría de muchos trabajos que hoy le absorben mucho tiempo y, además comiendo frutas y viviendo conforme a la Madre Naturaleza, tendría sus hijos sin dolores de parto".

“Las enfermedades agudas no se instalan, porque las frutas no lo permiten. Las frutas son el alimento preparado en los laboratorios de los árboles, que chupan de la tierra el agua y sus minerales, los quintaesencian por acción del sol divino en sus frutos dorados y plateados, graciosos, armoniosos, que vienen tras esos tejidos de seda, llamados flores, que nos encantan con sus vivos matices y con su embelezado perfume”.


Um comentário:

  1. Excelente estudio y se que si es verdad que a todas las mujeres que siguen una nutrición Crudivegana o una Frugívora, les deja de venir el periodo mestrual. Pues, sé de Comunidades que viven en Fincas autosostenibles, que siguen la Nutrición Frugívora y la Crudista de solo vegetales y frutas, reafirmando lo anteriormente dicho.

    ResponderExcluir